Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios analizando sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto Más información

El Burgo de Osma

La villa episcopal de El Burgo de Osma, junto con Osma y Uxama, conforman un bloque patrimonial único en la provincia de Soria: desde la Celtiberia al Neoclasicismo. El Burgo de Osma es la población soriana más visitada por los turistas en la provincia de Soria.

Su amplio y rico patrimonio histórico-cultural es lo que atrae principalmente al visitante, sin menospreciar las Jornadas Rito-Gastronómicas de la Matanza, y el buen yantar que ofrecen sus restaurantes.

¿Qué visitar en el pueblo?

Catedral

De la catedral románica quedan restos en el muro Sur del claustro, especialmente junto a la antigua Sala Capitular en la que reposa protegido por dragones el sepulcro gótico y policromo de San Pedro de Osma. La influencia silense es ostensible en el románica burgense. La planta y levantamiento de la Catedral gótica es típica del arte abacial cisterciense. Mide 71,80 metros de longitud por 41,89 metros de crucero y 19,80 metros de altura en su nave mayor. Los maestros de obras se inspiraron en los monasterios de Santa María de Huerta y las Huelgas, así como en las catedrales de Cuenca, Sigüenza y Burgos. La torre, emblema señero burgense, es barroca, tiene 72 metros de altura y se acabó hacia 1767. La puerta principal tiene aditamentos renacentistas.

El claustro es del gótico tardío y en torno a él se encuentran las diferentes salas del Museo Catedralicio en las que se exponen documentos, cantorales, orfebrería, retablos…, etc, de la catedral y de la provincia soriana. Es imprescindible su visita.

En la catedral hay que fijarse especialmente en la románico-gótica talla de la virgen del espino, patrona del lugar; la talla románica del Santo Cristo de los Milagros; el impresionante retablo mayor de Juan de Juni y Picardo, que también trabajaron posiblemente en el retablo de trascoro; en la escalinata renacentista de la capilla de San Pedro de Osma, y en las neoclásicas Capilla mayor (donde se guarda el Beato de Osma, miniado en 1086) y Capilla de Palafox o de la Inmaculada, con posibles connotaciones francmasónicas en su composición y decoración, como igualmente parece haber un simbolismo alquimista en la estatuaria exterior e interior de la catedral gótica, según los expertos.

Carmen y parque público

Cerca de la Puerta de San Miguel se encuentra el convento del Carmen, a cuya virgen se le tiene gran devoción.Se inauguró en 1607 y guarda un espléndido órgano francés construido en 1875.

Al lado se encuentra el parque público con un arboretum de 42 especies diferentes. Y donde se juntan las aguas de Udero y de Abión, barrio de las Tenerías, estuvo la aljama judía. Por el puente se puede acceder a la Hoz de Abión.

La carretera se hace peatonal y para bicicletas a partir de él, camino del castillo, puente mediaval, parroquia de Osma y Hoz de Peñalavara sita bajo Uxama.

Calle y Plaza Mayor

La Calle Mayor tiene soportales en toda su longitud y sólo en su lateral Este. Junto a la catedral se encuentra la portada tardogótica hispanoflamenca del Palacio Episcopal, sede del Archivo Diocesano. Enfrente nace una de las calles más típicas, Pedro Soto. Más adelante está la Calle de los Calderos o del Obispo Rubio Montiel, con soportales a ambos lados y tres portadas históricas. El Arco de Cubo da acceso a la calle Joaquín Malo de Molina con un flanco de la muralla medieval. Más adelante, la Plaza Mayor.

El antiguo Hospital de San Agustín, Centro Cultural de la villa, se construyó en estilo barroco entre 1694-1699 con cierto estilo escurialense. Enfrente, el Ayuntamiento, concluido en 1771 donde se encuentra la Oficina de Turismo, y entre ambos edificios, la Plaza Mayor con sus casas porticadas y contemporáneas en su construcción al Ayuntamiento. En ella se baila el gran círculo de La Rueda, ancestral baile de probable origen celtibérico, durante las fiestas patronales.

Hospicio

Auspiciado por el Obispo Eleta y Carlos III, con planos de Bernasconi. Mide 84 m de largo, por 46 de ancho y 11 de alto.

Se construyó hacia 1785. Se le abrieron 365 ventanas, una por cada día del año.

Hoy es Residencia de Minusválidos Psíquicos.

Paseo por el río

Empieza junto a la Posada del Canónigo en una zona ajardinada de nueva realización, solar edificable que hace un año que el Ayuntamiento compró a un particular para que no fuese edificado.Esta zona está diseñada como zona de expansión visual, pues anteriormente existía un molino de harina que impedía la vista de la muralla sobre la que se asienta la Posada del Canónigo y a la que se adosaba una casa de color rosa que se conocía por su color.

Atravesando esta primera zona pasamos ante la Iglesia del Carmen y unos Tilos magníficos bajo los que podemos encontrar un cobijo de sombra en verano y que dan paso a la entrada al Parque propiamente dicho, creado como un arboretum, en el que se encuentran mas de cincuenta variedades de arboles distintos y mas de cien arbustos representativos de la zona climática donde nos encontramos.

Chopos a lo largo del cauce del río dan sombra al viandante junto al mismo y por el interior una pérgola natural realizada con Plátanos entrelazados al modo del Paseo del Espolón de Burgos, con Arces, Enebros, Cipreses, Robles y arbustos como los Berberis o Agracejos, Madroños, Durillos, Piracantas, Cotoneaster, etc. dando acceso a la zona de juegos para los niños y el puente nuevo.

Si pasamos por debajo del puente veremos una de las pequeñas represas que forman las láminas de agua del río y que rumorean a nuestro paso hasta llegar a la confluencia de los ríos Ucero y Avión junto al Molino del Avión.

Los chopos vuelven a realizar un paseo cubierto sobre nuestras cabezas, que en verano vamos a agradecer a la naturaleza la sombra que produce sobre el camino. Los pájaros nos acompañan en este recorrido saltando de rama en rama como queriendo saber quien es el paseante.

Saltamos a la zona pavimentada, que sirve de calzada para viandantes y ciclistas y que no la dejaremos hasta la presa de La Güera. La primera edificación que nos vamos a encontrar es la Huerta de Santillán, una casa de campo preciosa que en su interior dispone de algunos restos arqueológicos de la zona y que se pueden observar desde la calle, así como de unos nogales de porte excepcional. La Torre del Agua, edificación del siglo XV y junto a ella el Puente Romano, que une esta ruta con la población de Osma, cuya entrada se encuentra flanqueada por la Iglesia de Santa Cristina, en cuyo interior se conserva el cuerpo incorrupto de la Santa.

Siguiendo nuestro paseo, nos vamos a encontrar con ensanchamientos de la ribera del río en la que aparecen nuevas zonas de esparcimiento y juegos infantiles, así como árboles de distintas especies y arbustos como el romero, tomillo y otra aromáticas. Nuevas represas crean láminas de agua que reflejan los movimientos de las hojas en los chopos y álamos que circundan el río.

Antiguas canteras de piedra nos aparecen a lo largo del paseo en esta parte, que debieron suministrar las piedras que conforman las casas de el Burgo de Osma así como de la Catedral , estrechándose a continuación en el llamado Cañón del Ucero, paredes verticales erosionadas por el río en miles de años de pasar tranquilo entre ellas. La umbría en esta zona es magnífica en verano, sombra producida por la altura del acantilado, y sobre el que anidan en sus oquedades diferentes clases de pájaros, desde la corneja al jilguero o el gorrión común o el colirojo tizón.

También veremos a nuestros pies, correteando entre la hierba, los lirones comiendo todo tipo de semillas y los lagartos verdes, mas cautelosos, correr en sus cacerías entre los bordes ajardinados del paseo.

Al final de nuestro paseo habremos andado unos tres kilómetros, pero no nos habrán parecido largos, ya que la mirada estará continuamente descubriendo hermosos rincones, agradables vistas, pájaros y animalillos que nos habrán distraído todo el camino. La presa dará fin a este primer paseo verde que la población del Burgo de Osma a realizado para sus habitantes y visitantes.

Paseo de Las Murallas

La puerta de San Miguel es la única que resta del recinto murado que tuvo la villa, mandado construir por el obispo guerrero Pedro de Montoya en 1458, del que se conservan algunos cubos y lienzos, especialmente en el oeste, junto al río truchero Ucero. El paseo de las murallas ha sido realizado por la administración en 2002, habiendo rehabilitado las murallas reconstruyendo el almenado de la misma, sacando a la luz el canal de agua que alimentaba el molino y realizando un paseo para su contemplación.

De esta forma se conecta la zona de la plaza de La Catedral y el Parque con el barrio de la Plaza de San Agustín, trasera de La Catedral que tiene el encanto de las calles estrechas, como la del Caracol, con una arquitectura especial en cuanto a materiales, huecos, recodos, etc...

Seminario

Neoclásico, construido bajo el patrocinio de Carlos III (como la Capilla Palafox y el antiguo Hospicio) con planos de Sabatini y dirección de obras de Bernasconi a partir de 1787.En su primer patio hay una pequeña colección de taxidermia y dispone de una nutrida biblioteca. Tiene la advocación de Sto. Domingo de Guzmán que fue canónigo de Osma que combatió a los cátaros en el Languedoc.

Subiendo por la calle del cementerio se llega al cerro de Las Magdalenas, con vistas panorámicas de la villa y la Vega del Ucero, así como a la Cruz del Siglo o, bajando al otro lado, se puede pasear por la Hoz del Abión

El Torreón

El Torreón o Cubo es la pieza de las murallas en que se cambia la dirección de la misma, y permitía la presencia de un vigía.El cubo que se encuentra integrado en la propiedad de la Posada del Canónigo es famoso por que desde él se intentó con piedras de gran tamaño poner en fuga a ciertos caballeros que una noche intentaban entrar en la población a horas en que se encontraba ésta cerrada. Casi les dieron con las piedras a los caballeros, siendo uno de ellos Fernando de Aragón que se dirigía a Castilla para contraer nupcias con Isabel de Castilla, los que mas tarde serían los Reyes Católicos.

Hospital de San Agustín

El ejercicio de la beneficencia durante el Antiguo Régimen es preciso contemplarlo teniendo en cuenta la estrecha imbricación que existía entre lo sagrado y la vida cotidiana. La práctica de la caridad se inscribía en el ámbito soteriológico, de la esperanza de salvación del alma, tanto para el pudiente que demostraba su largueza cumpliendo con una cristiana virtud, como para el pobre que, accediendo a esa atención, se resignaba cristianamente y asumía su situación como resultado de la voluntad divina.Esta práctica de la beneficencia también busca, en el ámbito de tejas para abajo, asegurar la vigencia de la situación económica y social al eliminar conflictos sociales contra el sistema establecido. De ahí el interés de que esa labor de munificencia fuera conocida. En este contexto es preciso explicar los cuadros en los que aparece un personaje repartiendo limosna o la colocación de los escudos de armas en los edificios construidos a costa de sus titulares.

975 368 236
info@00sshospederiaelfielato.es
Avenida Juan Carlos I, 1 · 42300 - El Burgo de Osma (Soria)